Quienes vencen al enemigo de adentro no tienen nada que temer del enemigo de afuera

Ofun Sa Ese Ifa 2


LA GUERRA DEL SOL Y LA LUNA.

En este camino el día tenía más poder que hoy, siempre la noche fue su rival. La lechuza como más inteligente fue su secretaria a quien el día le confiaba sus secretos. El mono era el amigo más fiel que tenía la lechuza y ésta veía de día. Una vez el día llamó a la lechuza para prepararle un trabajo para quitarle la luz a la noche, para que la misma tuviera que pagarle tributos por tener la luz del sol, ya que el día tenía de su parte a los demás astros menos la luna, la cual era la más orgullosa de todos.
El día encomendó a la lechuza que escribiera una carta invitándola a una fiesta, la letra tenía que ser escrita con ácidos, la cual la luna al verla perdiera la vista y por el resplandor la lechuza al hacer la carta tenía que ponerse la careta. El día y la lechuza se encerraron para que nadie se enterara de nada. Cuando la lechuza fue a entregarle la carta a la luna se encontró con el mono y le dijo: mira a propósito quería verte, qué te parece lo que quiere hacer el día a la luna, tan orgullosa y se lo contó todo al mono; pero la tiñosa que lo estaba escuchando todo salió volando y se lo contó a la luna.
Ésta enseguida salió en defensa de la noche lanzando toda su luz fría. En esto salió el sol en defensa del día y empezó una lucha tremenda y todo no fue más que discordia. En eso el día se enteró que el mono y la lechuza, los cuales todo habían hablado y comprendió que eso que le había pasado le estaba bien empleado porque nada que vaya a hacerse debe fiarse de la gente. El día llamó a la lechuza y la maldijo, diciéndole que mientras el mundo fuera mundo ya ella no volvería a ver la luz del día y de que nada que pasara debía hablarse obligándola a leer la carta sin la careta decretando esto su ceguera, el mono al ver esto pegó un grito y del susto se quedó sin habla para siempre al darle de beber el día el líquido que tenía preparado.
Por conversadores se quedaron, uno si la luz del día y el otro sin hablar más.
Nota: por este Ifá los que se prestan para hacerle un mal tienen un castigo de la naturaleza. Este castigo puede calificarse con el de quedarse ciego, mudo, imperfecto, tullido, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada