Quienes vencen al enemigo de adentro no tienen nada que temer del enemigo de afuera

Otura Di Ese Ifa 2


AQUI FUE DONDE LOS JIMAGUAS VENCIERON AL DIABLO.
 
Había un cruce de caminos y en medio estaba el diablo que tenía preparada una trampa, donde todos los que pasaban por el cruce, caían dentro de un hoyo y el diablo se los comía, el pueblo estaba muy sobresaltado porque toda la gente desaparecía cuando iban de un lado para el otro.
Una vez los jimaguas que eran chiquiticos estaban tocando tamborcito y por el toque se llamaban uno al otro, un día ellos le dijeron a su madre que iban a correr fortuna y salieron, uno se escondió y el otro llegó hasta el cruce de los caminos, al verlo el diablo tan chiquitico le dijo que fuera para su casa porque no podía pasar por ahí, pero el jimagua insistió por lo que el diablo le dijo que si quería pasar tenía que prestarle el tamborcito para tocarlo igual como lo tocaba él.
El jimagua le contestó: si, el diablo tocó una vez, y el jimagua le dijo que tocara otra vez porque no había oído, el diablo tocó una vez y el jimagua le dijo que tocara de nuevo para que lo hiciera mejor, entonces el diablo tocó y no le salió igual, cogiendo el jimagua el tambor y tocándolo para que viniera su hermano que estaba escondido, después se subió arriba de un tambor muy grande que tenía el diablo y empezó a tocar y el diablo a bailar hasta que llegó un momento que el diablo se fatigó y no pudo bailar más, pero los jimaguas siguieron tocando y al diablo no le quedó más remedio que seguir bailando hasta que el jimagua le preguntó qué era lo que pasaba y el diablo le ofreció concederle lo que quisiera si dejaba de tocar, el jimagua le pidió que quitara la trampa del camino para que todo el mundo pudiera pasar y el diablo se lo concedió y desde entonces se pudo pasar por el cruce del camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada