Quienes vencen al enemigo de adentro no tienen nada que temer del enemigo de afuera

Ogbe Se Ese Ifa 2


OBATALÁ Y SU ESCLAVO

Cuando Orişa-Nla (Obatalá) quería comprar un esclavo, él fue a Orunmila para orientación espiritual. Orunmila le dijo a Orişa-Nla que pagara por el primer esclavo que viera a su antojo porque ese era el que lo iba a hacer prosperar.
Yendo al mercado, Obatalá miró alrededor por el tipo de esclavo que buscaba y decidió pagar por uno que parecía saludable y limpio. Siguiendo los consejos de Orunmila, Obatalá negoció con el comerciante preguntando el precio y comprándolo. Sin saberlo Obatalá, el esclavo que acababa de comprar estaba lisiado. Él descubrió eso cuando le dijo al esclavo que se levantara y lo siguiera, a lo que el esclavo le replicó que Obatalá tendría que cargarlo. Obatalá sorprendido preguntó por qué tenía que ser cargado. El esclavo le respondió porque él no podía caminar. Esto fue una noticia desagradable para Obatalá porque él había comprado un esclavo para que lo ayudara no para ayudarlo. Obatalá se puso furioso y cuando iba a pedir que le devolvieran la plata se recordó de las recomendaciones de Ifá de la compra del primer esclavo que se le antojara. Por su respeto a los consejos de Orunmila, Obatalá aceptó su nuevo destino. Como lo demandó el esclavo, Obatalá lo llevó a casa.
Por mucho tiempo en su casa, Obatalá fue el único que cuidó al esclavo en vez de que el esclavo le sirviera a él. Él hacía prácticamente todo por el esclavo. Esta situación continuó por un largo tiempo hasta que un día el esclavo le preguntó a Obatalá si él tenía una granja. Obatalá contestó afirmativamente. El esclavo le dijo que le gustaría vivir en la granja si no sería mucho trabajo para Obatalá llevarlo hasta allá. El esclavo le dijo que su estadía en la granja le aliviaría la carga a Obatalá de su esclavo de total dependencia. Obatalá le preguntó al esclavo cómo él sobreviviría por su propio medio en la granja. El esclavo aseguró a Obatalá que él podría sobrevivir. De acuerdo a su petición, Obatalá llevó al esclavo a la granja.
En la granja, el esclavo desarrolló un pasatiempo. Su pasatiempo era desplumar a los aguiluchos (Okin) cada vez que se posaban a su alcance. En un corto período de tiempo el esclavo recolectó una gran cantidad de plumas.
Pronto iba a ser el festival anual de Olokun. Basado en un entendimiento mutuo entre todos los Irunmole, Olokun invitó a Obatalá. Mientras tanto en la casa de Obatalá, una buena simpatía se desarrolló entre el esclavo y él, como resultado de su comprensión entre los dos, Obatalá casualmente mencionó el festival anual de Olokun durante una de sus conversaciones. Esta información despertó el deseo del esclavo de mostrarle su gratitud por el cuidado que recibió de él. Él por lo tanto, pensó mucho acerca de qué hacer para que Obatalá destacara en el festival de Olokun. Con el pensamiento llegó una idea. La idea era que el haría una hermosa corona para Obatalá con las plumas que recogió. Fue una idea acertada para él. Luego vino la incertidumbre de si comentarle o no su idea a Obatalá. Al final decidió no decirle nada porque quería darle una sorpresa con la corona cuando estuviera terminada.
El esclavo trabajó duro en su corona de plumas e incluso encubrió su labor a Obatalá. Lo culminó de manera exitosa, justo a tiempo antes del festival de Olokun. La corona era muy impresionante, en una de las visitas de Obatalá a la granja, él le mostró la corona. Obatalá quedó agradablemente sorprendido tanto por la corona como por su belleza. Él se enamoró de la corona y decidió llevarla puesta en el festival venidero de Olokun.
En el día del festival de Olokun, Obatalá se puso la corona de Okin. Todas las cabezas se volteaban a él cuando entró a la reunión. Después de los intercambios de saludos usuales, los otros Irunmole comenzaron a preguntarle a Obatalá de dónde adquirió esa hermosa corona y cómo ellos, también podrían adquirir una igual. Obatalá les dijo que la corona fue hecha por su esclavo. Lo siguiente que escuchó Obatalá fue: “¿puedo hacer pedido de una?”, y Obatalá respondió que sí. Muchas órdenes de coronas fueron hechas por la mayoría de los Irunmole pagados a altos precios y por adelantado. Como si fuera magia, Obatalá recogió una gran cantidad de dinero en la reunión.
De regreso a la casa del festival, Obatalá se fue directo a la granja. Obatalá le dijo al esclavo todo lo que sucedió en el festival de Olokun. Él incluso le dijo de la admiración especial de los Orişas a su corona. Sobre todo, él dijo al esclavo que él tenía una gran orden de coronas con el pago por adelantado y le preguntó al esclavo si podía producir esa gran cantidad de órdenes. El esclavo le dijo que podría hacer eso.
Tan pronto como Obatalá dejó la granja, el esclavo comenzó a trabajar con anticipación en sus coronas. En pocos meses, él completó las órdenes. No terminó pues le llegaban más y más órdenes. Trabajando diligentemente, el esclavo terminaba todas las órdenes.
Cada vez que Obatalá recordaba la recomendación de Orunmila del momento de la compra del esclavo, él bailaba y cantaba la siguiente canción
Eru ti mo ra eru ire ni o – Eru ti mo ra eru ire ni – Eru ti mo ra lo la mi –
Eru ti mo ra eru ire ni
Que significa:
El esclavo que compré es un buen esclavo – El esclavo que compré es un buen esclavo – El esclavo que compré me hará rico – El esclavo que compré es un buen esclavo.

OGBE ŞE:                En el cielo se llamó Igbera-Orun, que significa “él levantó cabeza y hombros por encima de sus enemigos”.
OGBE SANWO:         El que reparte la fortuna a los hombres en la tierra.
OGBE KOWOJO:        El hombre dinero.

          Este Odu fue el que reveló cómo el dinero vino a establecerse, cualquier persona nacida bajo el patronato de este Odu, está destinada a ser inmensamente rico y próspero, siempre que sirva bien a su Orunmila. No obstante, la persona tendrá problemas iniciales con su familia, porque muchos enemigos lo siguen por el mundo para frustrar la realización de su destino. Sin embargo, si él hace la preparación adecuada por mediación de los sacrificios requeridos (Ono Ifá Odiha), él levantará cabeza y hombro por encima de sus enemigos (Igbera Orun).

No hay comentarios:

Publicar un comentario